HISTORIA DE LA OBRA DEL M.M.M. EN CHILE

Esta obra inició en Chile en febrero del año 1981 a través de la hermana misionera Elizabeth Castro, quien actualmente sirve al Señor en su país natal Puerto Rico, junto a su esposo. En esa oportunidad se dio una campaña evangelística en la comuna de La Cisterna, con el apreciado y recordado fundador de esta obra, el Pastor Luís M. Ortiz, Dios le permitió ver los frutos de sus disposición y entrega, pero lamentablemente hubo un ataque de parte del enemigo que fracciono la obra. En apoyo vinieron dos misioneras también de Puerto Rico, logrando de nuevo levantar un pequeño remanente que serian las bases para este trabajo.

El 2 de junio de 1985 el Señor me permitió llegar a este amado país en compañía de un apreciado hno. me refiero al Pastor Aminto López, quien fue de mucho apoyo y bendición para este servidor y para la obra acá, de lo cual le estoy muy agradecido. En su estadía, Dios llamó y capacitó su vida para el ministerio y además le dió a su querida esposa, la hermana Alexia Sagardia Quiñónez, y ahora están ejerciendo su ministerio en la ciudad de Popayán, Colombia. Debo explicitar algo de mi llamado a este país; en el año 1979 mientras se vertía una linda enseñanza del curso intensivo del instituto bíblico en la ciudad de Bucaramanga (Colombia), Dios tuvo un trato directo con mi vida, cuando el exponente mencionó la necesidad de obreros en Europa, Centro y Sur de América.

Luego de mencionar varios países, cuando él mencionó Chile, el Espíritu Santo se manifestó en mi vida de forma muy profunda que me llevó a postrarme y humillar mi corazón, allí coloco su llama y unsion por este país, continué sirviendo al Señor y para el año 1984 el Señor me volvió dar la misma experiencia, pero ahora para hacerme notar que había llegado el momento y por voluntad de Dios y en obediencia al llamado de Dios vine para recibir el grupo que había, eran diez hermanos, y gracias a Dios muchos de ellos permanecen con nosotros; uno de los matrimonios están también en el ministerio y es el Pastor Carlos Held Ramírez.

Estas breves experiencias que voy a compartir no es una queja si no un aporte a quien esté siendo solicitado por Dios para su obra, el viaje fue realizado por vía terrestre unos ocho días desde Medellín – Colombia cruzando todo el Ecuador Perú y parte de chile recuerdo que llegamos a Santiago en la madrugada una de esas noches de invierno con una neblina densa que hacia lucir una ciudad sombría y recuperándose de un terremoto que la había sacudido hacía dos meses a esto se le añade la adaptación al nuevo lugar y el desprendimiento del lugar de origen, la muerte de mi querida madre que ocurrió en los primeros meses ,que por no tener aun donde ser ubicado telefónicamente fui informado de su descenso después de habérsele dado sepultura, lo mas agobiante fue no ver los primeros seis meses conversiones ,con toda sencillez y propiedad quiero poner en su corazón que la certeza del llamado y el saber que contaba con el respaldo de mi amado Señor, de esta obra y con la acogida que nos brindaron los hnos. que habían, se hizo todo tan llevadero estos y otros sucesos tanto difíciles como agradables han ido enriqueciendo este que hacer de la obra de Dios y aquilatando nuestra dependencia de Él . Cuando asumí este desafío era de no regresar hasta que la obra quedase establecida.

Ya han transcurrido varios años que bajo el amparo de la presencia de Dios y su gran misericordia, Él nos está permitiendo comenzar a ver los frutos que no son otra cosa que trofeos de su gracia y poder. Y aunque hubiésemos querido mayores resultados para la gloria de Dios estamos haciendo presencia en 10 de las 15 regiones en las cuales está conformado geográficamente chile, actualmente hay 22 pastores, 17 nacionales y 5 misioneros colombianos y un panameño. Con 28 anexos o campos blancos 11 propiedades que se han adquirido, programas de radio en varias ciudades, una labor social en las cárceles, un programa de evangelismo en los parques y por las calles con una programación anual de visitas y apoyo a las iglesias, confraternidades nacionales y por zonas, ayunos pastorales e instrucción ministerial . Cada día vemos más estabilidad y asimilación de la visión de la obra en los hermanos y se está formando un grupo de matrimonios que serán con la ayuda del Señor los próximos obreros. Uno de los triunfos que estamos experimentando es que hace unos pocos años, Dios nos permitió entrar a la parte céntrica de la ciudad de Santiago y la congregación sea multiplicado hemos podido adquirir un terreno y estamos en toda la tramitación de los permisos para con la ayuda del Señor pronto comenzar la construcción del proyecto, que consta de cuatro pisos. Para nuestro gran salvador sea toda gloria y honra por lo que Él ha hecho y seguirá haciendo.

Pastor Gerardo Martínez Garavito.